Un cambio de temporada

T.R
-

Los vendedores ambulantes del mercadillo Los Invasores esperan con optimismo que las ventas este nuevo cursosean buenas y, ante la competencia cada vez mayor a la que se enfrentan, intentan ofrecer un servicio cercano

El mercadillo de Los Invasores ofrecía ayer un aspecto más inusual que en otras ocasiones, con menos público. - Foto: José Miguel Esparcia

Tras el parón ferial, el tradicional mercadillo de Los Invasores, regresó ayer, como cada martes, a inundar los aledaños y el interior del Recinto Ferial, que ha pasado de estar repleto de feriantes y visitantes durante la celebración de la Feria de Albacete, a estar ocupado por vendedores ambulantes que van de mercado en mercado ofertando sus particulares «gangas».
Si bien son 525 los puestos adjudicados en este mercado, que se distribuyen en dos sectores: el de polivalencias, con 447; y el de alimentación, con 78, ayer, el primer día tras su interrupción durante cinco semanas, no estaban todos los que son, es decir, que había algunas ausencias notables, bien porque los vendedores no tenían todavía toda la mercancía adquirida para la venta de la nueva temporada, o bien porque han decidido prolongar una semana más sus particulares vacaciones para coger fuerzas para una nueva etapa de ventas más fructífera.
Sea como sea pero los que si acudieron a esta cita de los martes con el público albacetense confían en tener un buen año de ventas, al menos similar al de la temporada pasada, que en general califican de bueno. «Esperamos que se dé bien la temporada, por nuestro bien», aseguró Sara Marallín, que ayer ofrecía en su puesto de ropa femenina tanto una nueva colección de firmas de diseñadores destacados, como restos, con precios muy rebajados, de prendas de verano.