Redoblan los tambores de España

G.G.
-

El alcalde de Hellín, Ramón García, asegura que «todo está previsto» para las XXXIV Jornadas de Exaltación del Tambor y el Bombo, «aunque siempre pueden surgir problemas de última hora»

Redoblan los tambores de España

Miles de tamborileros de cinco comunidades autónomas participan desde ayer en las  XXXIV Jornadas Nacionales de Exaltación del Tambor y del Bombo o Tamborada Nacional de Agramón, que se prolongarán hasta pasado el mediodía de mañana.
En la presente edición se dan cita  tamboristas y tamborileros de 22 municipios españoles atraídos por este ritual designado por la Unesco como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad. Se trata de las localidades de Agramón, Tobarra y Hellín (Albacete); Alagón y Fuentes del Ebro (Zaragoza), Teruel, Albalate del Arzobispo, Alcañiz, Andorra, Calanda, Híjar, Puebla de Híjar, Alcorisa, Samper de Calanda, Urrea de Gaén y Valderrobres (Teruel), Moratalla, Mula y Jumilla (Murcia), Baena (Córdoba), L’Alcora (Castellón) y Alzira (Valencia), cuyas delegaciones oficiales fueron recibidas en la tarde noche de ayer por el alcalde de Hellín, Ramón García y otros miembros del comité organizador en la Iglesia de San Joaquín.
En el marco de estas 34 jornadas, esta mañana tendrá lugar el desfile de las delegaciones oficiales por un recorrido que transcurre por buena parte de la pedanía y, con la presencia del presidente del Gobierno regional, Emiliano García-Page, se celebrará el acto de Exaltación del Tambor y el Bombo, desde las seis de la tarde. Para el alcalde de Hellín «todo está previsto, aunque siempre surgen problemas de última hora, por eso nos ponemos a disposición de cualquier ciudadano para que nos informe sobre cualquier incidencia para que podamos solucionarlo lo antes posible». Agramón, que cuenta con un censo aproximado de 900 vecinos, verá multiplicada por 20 su población, «pero no hay riesgo de que alguien acuda y se quede sin comer, ya que, además de los establecimientos locales, se han instalado barras y carpas con el fin de atender durante 24 horas diarias a los visitantes; también hay vecinos que han arreglado las casa vacías y las han alquilado para que peñas de tamborileros de toda España puedan descansar y comer con productos que traen de sus respectivas localidades».