Las policías locales pueden conocer con una guía sus riesgos

Ana Martínez
-

Altos niveles de estrés, la ausencia de chalecos antibalas, el inadecuado uniforme para los motoristas y la inexistente evaluación psicosocial han hecho necesario este documento

Agentes de la Policía Local de Albacete participan en una campaña de control del tráfico. - Foto: Rubén Serrallé

No son distintos al resto de trabajadores, pero las características de sus funciones ponen en peligro su salud y seguridad laboral e incrementan su vulnerabilidad ante los riesgos psicosociales. A ello se une que su situación contractual dependa directamente de los ayuntamientos, por lo que la casuística de cada Cuerpo puede ser distinta y diferente.
Sin embargo, las policías locales de toda España, incluidas las de la provincia de Albacete, tienen un problema en común: la inexistencia de evaluaciones de riesgos laborales y psicosociales como consecuencia de la ausencia de una normativa clara estatal, que obligue a las entidades locales a aplicar la prevención de riesgos laborales y psicosociales en sus plantillas.
Si los datos de Eurostat no se han modificado desde 2015, la provincia de Albacete cuenta con 92 agentes de Policía Local por cada 100.000 habitantes, cifra que aplicando el actual padrón, con casi 400.000 habitantes, ascendería a 368 agentes. De ellos, 210 se encuentran en la Comisaría de la capital albacetense, según la memoria de este servicio de 2018, que cifra en 55 los funcionarios con más de 55 años que a finales del pasado año formaban parte de la plantilla.
Para todos ellos, la Federación de Servicios a la Ciudadanía de Comisiones Obreras ha elaborado una guía de prevención de riesgos laborales en la Policía Local, un documento que ha digitalizado y puesto a disposición de los agentes a través de su página web, fundamentalmente para que tomen conciencia de a qué se enfrentan a diario y, sobre todo, ante la no aplicación de medidas dirigidas a vigilar la salud de los agentes.
De los 8.000 ayuntamientos que tiene este país, 2.000 cuentan con policía local, un Cuerpo de seguridad y control del tráfico urbano que depende directamente de los gobiernos municipales. «Cada uno regula la vigilancia de la salud o no, mientras en determinadas leyes de coordinación que dependen de las comunidades autónomas encontramos lagunas, porque hablan fundamentalmente del paso a la segunda actividad, pero muy poco y muy pocas de prevención de la salud laboral», explica Alfredo Sánchez, policía local implicado en la elaboración de la mencionada guía.

MÁS INFORMACIÓN EN EDICIÓN IMPRESA