scorecardresearch

¿Por qué apostar al '2'?

Diego Izco
-

Línea a línea, el Madrid supera al Barcelona, sobre todo en ataque, donde es demoledor

El técnico blanco, Carlo Ancelotti, no sabe lo que es ganar en el Camp Nou. - Foto: Alberto Estévez

Los clásicos son partidos con vida propia, sí: puede pasar cualquier cosa, lo de los equilibrios históricos y los pequeños detalles, ya… pero si a cualquier aficionado le diesen una sola opción en la quiniela, la marcaría con un '2': victoria visitante. Con las bajas que presentan ambos, con las remodelaciones (obligadas o no) en las plantillas, con el momento de forma y de moral de los dos conjuntos, un análisis Barça-Real Madrid otorga una notable ventaja de salida a los blancos: 

 

Portería (8/9)

Lo que hace dos temporadas era un empate en todo lo alto (incluso con ventaja azulgrana) hoy dibuja una superioridad madridista. Pocos porteros hay en el mundo al nivel actual de Thibaut Courtois: decisivo en varios encuentros de esta temporada, en Liga acumula 24 paradas y 10 goles encajados; pero, por encima de los números, está la sensación de que ejecuta los 'milagros' necesarios para sostener al equipo en los momentos de duda… exactamente lo que hacía Ter Stegen hace dos temporadas. El guardameta alemán, después de operarse la rodilla derecha este verano, no encuentra aquel nivel estratosférico, aunque ante el Valencia demostró que todavía puede salvar puntos. Lleva seis partidos jugados en Liga y ha encajado cinco goles de los ocho que acumula en contra el Barça. Son dos cancerberos de mucho nivel, pero el belga gana por poco.  

 

Defensa (5,5/6)

La línea más floja en ambas formaciones. Y aunque puede que hombre a hombre no sea tanta la diferencia, la forma que tiene de defender el conjunto blaugrana es la menos fiable de todos los favoritos al título. Piqué y Alba (si llega al 100 por 100) sostienen una zaga culé mermada tanto en su flanco derecho (¿Quién será capaz de parar a Vinícius?) como en el eje central, donde el Barça ha tirado con carabina torcida desde Puyol: Mathieu, Umtiti, Lenglet, ahora Araújo lesionado, Eric García bisoño… Saber si Ronald Koeman tirará una línea de cinco zagueros (5/3/2) o de cuatro (4/3/3) será una de las grandes incógnitas de las horas previas. 
También es cierto que el Real Madrid aparece debilitado respecto a otros clásicos. Ni Sergio Ramos ni Varane, pareja de tantos éxitos en Liga ¡y sobre todo Champions!, han dejado sitio a un Militao irregular y un Alaba que todavía busca su lugar en el esquema merengue. Mendy es el valor más seguro en la zaga blanca hoy por hoy -su enorme seguridad permite desahogar a Vinícius en la banda izquierda-, y la duda de Ancelotti se establecerá en el lateral derecho, donde aparece el «¿Quién parará a Ansu Fati?». Lucas o incluso Nacho, a falta de que Carvajal encuentre su nivel óptimo tras la lesión -sería mucho arriesgar darle hoy entrada-, serán las opciones. 

 

Mediocampo (7,5/8)

Ligera ventaja blanca en el mediocampo… tal vez fraguada por las alternativas que puede encontrar Ancelotti en el banquillo. El triángulo Casemiro-Kroos-Modric no está en su mejor nivel, pero sigue siendo fiable frente al Busquets-De Jong-Gavi que presentará Koeman. 
En plena discusión por ver cuál de las dos escuadras se queda la pelota, jugadores de refresco (o de entrada si hay cambio de dibujo) como Valverde o Camavinga, incluso Isco, parecen superiores a los Riqui Puig, Sergi Roberto o Nico González. 
La baja de Pedri, además, lastrará las opciones locales de gobernar la parcela ancha. Atrás quedaron los tiempos en los que el mediocampo azulgrana dictaba a qué se jugaban los clásicos: un Madrid dominador de la pelota destrozaría a un equipo que sufre horrores sin ella.  

 

Delantera (6,5/8,5)

Es esta zona del campo donde el Madrid 'golea'. El momento de forma de Karim Benzema (llega 'tocado' del partido del pasado martes en Kiev), asombroso desde hace dos campañas, convierte cada pelota que pasa por sus botas en un proyecto de ocasión: su gol ante España en la final de la Liga de Naciones, después de un partido más que discreto (tirando a mediocre), es el perfecto ejemplo. Al francés hay que añadirle el inesperado valor añadido goleador de Vinicius, a quien se le conocían desborde y atrevimiento como virtudes… pero ahora, además, ve puerta. El nombre del tercero en discordia (Rodrygo, Asensio… sin olvidar a Hazard, que todavía no se ha estrenado en un clásico) apuntala una delantera que en Liga lleva 22 dianas… por los 14 que apenas suma el Barça. 
En el bando azulgrana, hasta la recuperación de Ansu Fati el gol era una quimera; el joven 'diez' ha devuelto cierta esperanza a un equipo que perdió a Messi y a Griezmann en verano y terminó coronando la locución de sus onces con tipos como Braithwaite o Luuk De Jong. Memphis, muy intermintente, claramente huérfano de talento en sus acompañantes hasta la recuperación de Ansu, ha ido de más a menos y apenas deja chispazos. Si Koeman opta por una línea de tres centrales, en ellos dos terminará el ataque local. Hoy por hoy, el gol parece mejor aliado del Real Madrid.