Peñaranda: «Hay que ser diferente y tener personalidad»

Pedro Belmonte
-

El alumno de la Escuela Taurina de Albacete disputará en Fuensalida la final de la quinta edición del certamen taurino 'Promesas de Nuestra Tierra'

Alejandro Peñaranda triunfó en la plaza de toros de Munera. - Foto: Rubén Serrallé

El alumno de la Escuela Taurina de Albacete, Alejandro Peñaranda, disputará la final de la quinta edición del certamen taurino Promesas de Nuestra Tierra, que se celebrará el domingo, 20 de septiembre, en la plaza de toros toledana de Fuensalida, compartiendo cartel con otros cinco novilleros, ya que la organización ha considerado, debido al gran nivel demostrado por los participantes, que la final sea de seis, con un novillo cada uno. Se lidiarán erales de Fernando Peña, actuando Álvaro Chinchón, Guillermo Muñoz, Alejandro Peñaranda, Carla Otero, El Dody y Jesús Romero, festejo que comenzará a las 18 horas y será retransmitido en directo por la televisión pública regional, como así ha sido todo el certamen.
Alejandro Peñaranda se encuentra estos días preparando a conciencia esta final, y comentó a La Tribuna de Albacete sus impresiones sobre la final y sobre su actuación en el certamen. «Tenía ganas de que supiese quiénes estaban en la final y esperaba estar en ella y al final ha sido así. Cuatro orejas y un rabo no es fácil conseguirlo y además la rotundidad con que toreé esa tarde, creo que ha servido y sobre todo que lo vio mucha gente, lo que ha hecho que esté en boca de muchos aficionados, que es lo que hace falta. Yo también prefería la novillada de La Quinta, que es la que toreé en Munera, y desde que salieron las ganaderías, quería esa, porque tras ver muchos vídeos de esa ganadería e incluso ver novilladas de ese hierro, estaba seguro que podría estar bien con los novillos de La Quinta, porque es importante conocer la ganadería para poder hacerles unas cosas u otras».
La final será de seis novilleros, y lógicamente hubiese preferido que fuera una terna. «Un novillo cada uno dependes mucho de la suerte, porque las opciones pueden reducirse a la mitad, no es igual que con dos, pero así lo han decidido y así toca afrontarlo».
Los contrincantes son buenos toreros, y debido al nivel, ha obligado a que sean seis los finalistas. «He ido siguiendo a todos los participantes y la verdad es que ha habido un gran nivel en todos mis compañeros al igual que en las novilladas, pues prácticamente en todas ha habido un novillo de vuelta al ruedo. Da gusto que echen novillos así porque se ve torear y los novilleros disfrutamos mucho. La final será de Fernando Peña, ganadería que lidió la primera de las novilladas y fue extraordinaria, pues embistieron todos los novillos menos uno, por lo que tengo muchas esperanzas y estoy deseando que llegue para torearla».
Esperanzas. Peñaranda decía antes que pensaba entrar en la final. «Tenía muchas esperanzas de torear la final, pero también es cierto que hasta que no te ves anunciado no puedes cantar victoria. No me llevé esa sorpresa que puedes tener si tienes dudas, pero la verdad es que estaba tranquilo, con la incertidumbre de que hasta que no ves tu nombre, no está la cosa hecha».
Consejos de ultima hora que recoge de los maestros de la Escuela Taurina, Sergio Martínez y Gonzalo González. «Me han dicho que tenga mucha cabeza, que oportunidades como esta no se presentan todos los días y no hay que dejar escapar, que forme un lío, pero toreando, que intente torear bien como siempre lo intento hacer. Además, la falta de festejos está haciendo que haya mucha gente pendiente del certamen, porque tiene mucha transcendencia, al ser retransmitidas por la televisión regional, por lo que hay que intentar ganar como sea, ya que el año que viene se pondrían bien las cosas. Es un volver a empezar, pero lo poco que se haya hecho esta temporada se tendrá muy en cuenta en la próxima, aunque no está siendo fácil, porque debido a la pandemia no hemos podido hacer campo prácticamente con la escuela, pero todo está en la cabeza y voy muy bien preparado, con la esperanza de ganar el certamen. Hay que ser diferente y tener personalidad, porque yo no busco el pase cambiado por la espalda, ni una porta gayola ni una arrucina de rodillas, que no quito el mérito que tiene, pero lo que yo busco es torear bien, que es lo que le gusta a la gente y ahí tenemos el ejemplo de Pablo Aguado de Juan Ortega, que con dos o tres tardes buenas, se han colocado arriba. Creo que toreando bien es donde se ve el valor de verdad, porque el resto es más arrebatado, porque lo valiente es plantar las zapatillas, pasártelos muy cerca acompañando con el pecho, ahí está el valor de verdad».
Sus paisanos de Iniesta lo arroparán de forma muy numerosa. «No hay entradas en taquilla y hay que sacarlas antes. Irá mucha gente de mi peña y del pueblo».