Los inversores afrontan 2020 con optimismo en sus empresas

Agencias
-

El 44% de los industriales prevé aumentar sus infraestructuras en España y un 14,8% reducirlas a pesar de la inestabilidad política y la situación de Cataluña, que suponen los principales riesgos

Los inversores afrontan 2020 con optimismo en sus empresas

El 85,7% de los industriales nacionales e internacionales recomendaría invertir en España y, de hecho, un 44,4% prevé hacerlo en 2020, si bien un 14,8% se plantea reducir sus infraestructuras pese a la inestabilidad general que aprecian en el ámbito político en el país y frente a la situación en Cataluña como los principales riesgos para la expansión sus empresas en el nuevo ejercicio, según la consultora Kreab.
El informe, que recoge la opinión de 62 inversores nacionales e internacionales cuyo patrimonio agregado bajo gestión suma más de 380.000 millones de euros, refleja que, a pesar de su preocupación por la situación política, el 85,7% recomendaría invertir en España y le otorgan una nota media de ocho sobre 10 como destino de futuro.
De hecho, más de la mitad de los empresarios consultados (60,71%) aumentó su volumen de capitalización en España a lo largo de 2019, mientras que el 28,57% lo mantuvo igual y el 10,71% lo redujo. De cara a 2020, el 44,45% de los patronos prevé aumentar sus dotaciones en el país, el 29,63% sostiene que las mantendrá al mismo nivel y solo el 14,82% planea reducirlas.
Al ser preguntados por los sectores económicos que tienen mayor potencial de crecimiento en España, los inversores destacan el turismo, seguido de salud, inmobiliario, energía, tecnología, consumo, servicios financieros, industria, telecomunicaciones y automotriz.
Sobre los principales riesgos a afrontar en España como destino de inversión, el 83% señala la inestabilidad política que existe en el país como una de las mayores preocupaciones, seguida de la situación en Cataluña, que se posiciona como el segundo mayor riesgo (43,33%) a la hora de asignar liquidez financiera a España.
A pesar de ello, el 38% de los industriales considera que la situación política está en la media con la del resto de países europeos y un 45% la ve positiva en relación con el resto de los Estados de la UE.
En cuanto a los ajustes más urgentes para fomentar las inversiones, los empresarios estiman necesario dar prioridad a una reforma fiscal, seguida de una de la administración territorial, una laboral y, en último lugar, otra energética.
Otros cambios que consideraron importantes para promover la inversión en nuestro país son la del sistema de pensiones, la del judicial y, además, resaltan la importancia tanto de impulsar la digitalización como de facilitar el acceso a la financiación de las pymes.
Según los resultados de la encuesta de este año, el 23,33% de los empresarios no invertirá en Cataluña mientras continúen las tensiones políticas independentistas y buscarían otras regiones que no estén tan radicalizadas socialmente.
Asimismo, el 30% señala que la situación política en Cataluña ha tenido un efecto muy negativo a la hora de considerar esta comunidad como destino y el 16,67%, que ha tenido un efecto negativo.
No obstante, se detecta una cierta mejora, ya que los porcentajes son inferiores a los resultados de la encuesta que Kreab realizó en 2017, cuando el 55% de los consultados afirmaba que no iba a tener en cuenta a Cataluña como destino de inversión debido a la situación política y más del 80% consideraba que los acontecimientos secesionistas tendrían un impacto negativo o muy negativo en sus decisiones en la región.
Respecto a cómo afectará la situación política catalana a las decisiones de inversión en el resto de España, el 33,3% de los encuestados cree que tendrá un pequeño impacto negativo y el 13,3%, que este será significativo. Por otra parte, el 40% piensa que no tendrá importancia, con lo que los resultados también suponen una cierta mejoría respecto a años anteriores.


Balanza cuenta corriente

En este contexto, la balanza por cuenta corriente, que mide los ingresos y pagos al exterior por intercambio de mercancías, servicios, rentas y transferencias, redujo su superávit un 4,67% en los 10 primeros meses del año, hasta los 18.400 millones de euros, frente a los 19.300 millones del mismo período del año pasado, según señala el Banco de España.
La evolución de la balanza por cuenta corriente en los 10 primeros meses de 2019 se explica por el mayor déficit de las rentas primaria y secundaria, frente al mayor superávit de la balanza de bienes y servicios.
En concreto, el indicador económico presentó un superávit de 30.100 millones de euros hasta octubre, por encima de los 30.000 millones del mismo período del año pasado. Dentro de ésta, el turismo y los viajes situaron en 42.600 millones de euros su superávit, 100 millones de euros más.