La lluvia no evitó la procesión del Silencio en Hellín

G. G.
-
La lluvia no evitó la procesión del Silencio en Hellín

Durante toda la noche sonarán los tambores en una nueva tamborada que se prolongará hasta la procesión de la Subida al Calvario

Las previsiones meteorológicas que amenazaban lluvia desde los días previos, comenzaron a hacerse realidad desde antes del medio día, mientras  la Real Cofradía de Cristo Crucificado y Virgen de las Angustias, realizaba «la solemne puesta en andas del Cristo Crucificado», que es portado por niños desde la parroquia hasta el trono, ubicado encima de la fuente del centro de la plaza de la Iglesia, en donde es colocado, en presencia de un buen número de fieles y curiosos. Previamente la imagen de Jesús de Medinaceli visitó la residencia de ancianos  Santa Teresa de Jesús Jornet, en donde los residentes pudieron contemplar su entrada, en hombros de los cofrades que compartieron unos minutos con los mayores y las religiosas. Tras la reunión desarrollada a las 18,30 horas por parte de las cofradías y hermandades participantes y el presidente de la Asociación, Víctor García, se decidió que dado que las previsiones confirmaban que se desplazaba la tormenta hacia el este y no eran probable nuevas precipitaciones por la noche, la procesión del Silencio diera comienzo con media hora de retraso, iniciándose a las 20 horas. Por ello, y pese a la incertidumbre volvió a vivirse uno de los momentos más esperados y de mayor intensidad de  la Semana Santa hellinera, con la salida de las imágenes desde el patio del colegio de Nuestra Señora de los Dolores, de los Padres Terciarios Capuchinos. Tras la recogida de la procesión se inició una nueva tamborada, que continuará hasta la procesión de la subida al Calvario, prevista para la mañana de hoy, desde la plaza de la Iglesia.