Sánchez no coge el teléfono a Torra e impone condiciones

Agencias
-

El presidente del Gobierno en funciones rechaza hablar con su homólogo en la Generalitat hasta que este no condene "rotundamente la violencia" de los disturbios ocurridos en Cataluña.

El presidente de la Generalitat, Quim Torra, ha intentado este sábado hablar con Pedro Sánchez mediante una llamada que no ha tenido contestación y que se ha producido entre críticas y acusaciones por no haber condenado la violencia cinco días después de que se iniciaran los altercados en las calles.
19 personas ingresadas en los hospitales de Cataluña, más de 300 policías con lesiones de diversa consideración, entre ellos un agente con fractura de cráneo que le oprime las vértebras; otros 300 arrestados. Son algunos de los datos del balance que dejan ya cinco días de enfrentamientos entre grupos radicales y las fuerzas de seguridad.
Pero Torra no ha condonado aún la violencia de los disturbios, ni tampoco lo ha hecho este sábado durante la comparecencia ante los medios que ha ofrecido tras reunirse con integrantes del Govern y con alcaldes de las capitales catalanas, menos la de Barcelona, Ada Colau, también crítica con el presidente de la Generalitat.
Sánchez no coge el teléfono a Torra e impone condicionesSánchez no coge el teléfono a Torra e impone condiciones - Foto: JULIEN WARNANDEn la declaración que ha leído, después de la cual no ha aceptado preguntas de la prensa, Torra ha anunciado que llamaría a Sánchez para fijar una reunión con él e iniciar "de manera inmediata" un proceso de diálogo y negociación.
Pero Sánchez no ha atendido la llamada, según han indicado fuentes gubernamentales, entre otras razones porque antes de hablar con él quiere que condene "rotundamente la violencia".
 

Torra rechaza que Sánchez le dé "lecciones"

Quim Torra ha enviado una carta este sábado al presidente del Gobierno en funciones, en que rechaza que le dé "lecciones" contra la violencia. 
"Usted no me tiene que dar lecciones a mí de condenar y luchar contra la violencia" -dice- porque el propio Torra y el movimiento independentista siempre ha condenado todo tipo de violencia, defiende en la carta, que adjunta en un tuit. 
También le reprocha no haber contestado su llamada telefónica de este mismo sábado: "Usted se niega a hablar con el representante de los catalanes y, aún peor, se niega a establecer ningún tipo de diálogo". 
Para él, "se vuelve a poner de manifiesto que no tiene ningún relato político ni ninguna propuesta para Catalunya", como cree que le pasa a Sánchez desde que asumió el cargo. 
"He de contestarle por carta el mensaje de Whatsapp que han enviado a los periodistas", dice, y añade que esa es una manera impropia de responder a un presidente de Govern. Torra considera "una irresponsabilidad absoluta" que Sánchez se niegue a dialogar en este momento, tras la sentencia del 1-O, que tacha de injusta. Y le advierte de que la comunidad internacional "no entenderá de ninguna manera" esta actitud de Sánchez. 
Pero le asegura que nunca dejarán de ofrecerle diálogo a él o a quien le suceda en el cargo, "dispuestos a hablar del derecho legítimo de Catalunya" a ejercer la autodeterminación. "No busque excusas donde no las hay y asuma su responsabilidad de hacer política democráticamente", concluye la carta.

 

Los políticos españoles piden la dimisión de Torra

El líder del PP, Pablo Casado, ha pedido al presidente en funciones que restaure el orden en Cataluña y que rompa los pactos que en algunas instituciones catalanas tienen los socialistas con formaciones independentistas; si lo hace, los populares le apoyarán.
El del Cs, Albert Rivera, ha exigido al Gobierno que actúe y no deje "abandonados" a millones de catalanes, y entre esas actuaciones ha vuelto a exigir la ejecución del artículo 155 de la Constitución y el consiguiente cese de Torra.
Desde Vox, el secretario general Javier Ortega Smith-Molina ha acusado al Ejecutivo de "irresponsabilidad" y ha pedido que autorice a la Policía Nacional a actuar "como sabe" en Cataluña, esto es, con "todo el material antidisturbios", con más efectivos e incluso con el concurso de los GRS de la Guardia Civil, sus unidades de elite.
Casado y Rivera apuestan por el uso del 155 de la Constitución y Abascal, por el 116, que establece el estado de emergencia. Todos ellos coinciden en que Torra debe presentar su dimisión o ser cesado del cargo.
El coordinador federal de IU, Alberto Garzón, ve en los partidos de la "derecha reaccionaria" una suerte de competición por ver "quién dice la mayor barbaridad", y por ello, ha demandado la interrupción de una "escalada de violencia" en la que participa también el sector más radical de las manifestaciones en Cataluña.
A su juicio, urge el diálogo, especialmente entre Sánchez y los dirigentes catalanes, pero sin Torra. Garzón ha pedido también su dimisión.
El PSOE, por medio de su responsable de Organización, José Luis Ábalos, ha defendido la actuación del Gobierno y ha recalcado que, por ahora, no hacen falta "otras medidas".