Iglesias promete una renta básica de 600 euros

Agencias
-
Iglesias promete una renta básica de 600 euros - Foto: Chema Moya

Podemos plantea en un programa con forma de Constitución unos ingresos mínimos de hasta 1.200 euros según los miembros del hogar, que costearía con un tributo a las grandes fortunas

Una renta garantizada de 600 euros al mes para completar unos ingresos insuficientes, que se incrementaría en función del número de miembros del hogar hasta los 1.200 euros y cuyo coste rondaría los 10.000 millones. Esa es la propuesta estrella que Podemos pretende sacar adelante si llega a la Moncloa y que podría sufragarse con el nuevo impuesto a las grandes fortunas que los morados quieren implantar y que afectarían a unas 95.000 familias con más de 1 millón de euros, aunque en esta medida están exentos 400.000 euros por vivienda habitual.
Así lo anunció ayer el líder del partido, Pablo Iglesias, durante la presentación del programa electoral de la formación para las generales del 28 de abril, que esta vez abandona el formato de catálogo de Ikea de los comicios de 2016 para adoptar uno que recuerda al de la Constitución. Pretenden con ello hacer hincapié en que, si bien ésta se ha utilizado «como arma arrojadiza en los últimos años» contra los rivales políticos, ellos quieren que comiencen a aplicarse «los artículos que protegen a la gente». 
Iglesias aludió también a la subida del IRPF para rentas superiores a 100.000 euros anuales, a la reforma del Impuesto de Sociedades para elevar los tipos mínimos y llegar hasta el 20 por ciento para la banca y las petroleras, así como a la creación de un nuevo impuesto a la banca.
Además, se refirió al artículo de la Carta Magna vinculado al derecho al trabajo y afirmó que «este artículo no se cumple y la mayoría de los partidos que se llaman constitucionalistas son responsables de ello». Por ello, abogó por reducir la temporalidad con un solo modelo que no exceda del mes y que la concadenación de contratos no supere los seis meses, al tiempo que planteó medidas para que sean penalizadas las empresas que tengan una brecha salarial de más del 20 por ciento. En esta línea, el líder morado insistió en la subida del Salario Mínimo Interprofesional (SMI) y la creación de agentes especiales en la AEAT para frenar la economía de «uberización.