La red secundaria se cobró el 85% de las muertes este año

T.R
-
Imagen del tráfico de la operación salida del puente a su paso por la variante de Albacete. - Foto: RUBÉN SERRALLÉ

Velocidad, alcohol, drogas y distracciones fueron las causas más repetidas de los siniestros en carreteras convencionales y que además motivan el desarrollo de campañas de control como la que se inicia la semana próxima por parte de la DGT

El 70% de los accidentes de tráfico con víctimas mortales se producen en las vías interurbanas. Una alta siniestralidad que justifica sobradamente la nueva campaña de control y vigilancia en carreteras convencionales que llevará a cabo la Dirección General de Tráfico (DGT) la semana próxima, concretamente entre los días 5 y 11 de noviembre, la primera por este motivo que programa en 2018.
Las vías secundarias concentran una parte importante de las víctimas en accidentes de tráfico debido a  sus características, como es la ausencia de separación de sentidos y cruces a nivel, y a las condiciones de muchos de los desplazamientos que se realizan en ellas, en particular los desplazamientos de corto recorrido y en fin de semana.
En 2017 fueron 1.013 las personas que fallecieron en carreteras convencionales en el conjunto del territorio nacional, lo que supone un 55% del total de fallecidos en accidentes de circulación (1.830) y un 77% de las personas que perdieron la vida en vías interurbanas (1.321). En la provincia, el 66% de las víctimas mortales en accidentes de tráfico fallecidos en siniestros ocurridos en las vías secundarias, ya que de 12 víctimas mortales que perdieron la vida en accidentes de tráfico en la provincia, ocho lo fueron en carreteras de la red secundaria.
Sin embargo, la tendencia, lejos de mejorar, sigue empeorando, puesto que en lo que llevamos de año de las siete personas que hasta la fecha han perdido la vida en siete accidentes mortales de tráfico en las vías interurbanas, seis lo han hecho en accidentes que se registraron en carreteras convencionales de la provincia, y sólo uno en autovía, en la A-31, según los datos facilitados por la Jefatura de Tráfico de Albacete.
En concreto, desde el 1 de enero hasta el 30 de septiembre en la provincia de Albacete se habían producido en vías secundarias un total de 90 accidentes con víctimas, con el resultado de cinco muertos, 37 heridos hospitalizados y 101 heridos leves.  Además, durante el mes de octubre ha habido otro accidente con un fallecido en este tipo de vías, lo que eleva el porcentaje de siniestralidad en la red de carreteras convencionales al 85,7%.

El envejecido parque automovilístico en España y la falta de mantenimiento de los vehículos hacen que circulen por carretera vehículos con deficiencias técnicas que suponen un riesgo para la seguridad vial. De hecho, casi el 75% de la flota que circula por las carreteras de la provincia de Albacete tiene más de 10 años.