El fuego ha arrasado este verano 8.493 hectáreas, un 37,3% menos

Redacción
-

Los datos ofrecidos por la Consejería de Agricultura revelan que el 87% de los siniestros registrados este año se han quedado en conatos que han afectado a menos de una hectárea

El fuego ha arrasado este verano 8.493 hectáreas, un 37,3% menos - Foto: Yolanda Lancha

Según los datos de la Consejería de Agricultura, los servicios de extinción de incendios han permitido que el 87% de los siniestros de este verano se hayan quedado en conatos, es decir, que han afectado a una superficie menor a una hectárea.
La consejera de Agricultura, María Luisa Soriano, analizó junto con el director general de Montes y Espacios Naturales, Javier Gómez-Elvira, el desarrollo de la campaña de incendios en esta primera etapa de la época de riesgo alto de incendios, que comenzó el pasado 1 de junio y se extenderá, al menos, hasta el 30 de septiembre.
En todo caso, instó a no bajar la guardia: «Seguimos en una época de altas temperaturas, por lo que el dispositivo se mantiene en alerta». Solicitó a los ciudadanos «precaución» y que «eviten actividades peligrosas que pudieran desencadenar un incendio» así como «colaboración para dar aviso al 112 o a los servicios de extinción si detectan cualquier tipo de incidencia».
Hasta el momento, el número de siniestros detectados entre el 1 de junio y el 31 de agosto es de 1.074, de los cuales 933 -el 86,8%- se han quedado en conatos.
Por su parte, la superficie afectada durante la época de riesgo alto es de 8.493 hectáreas, un 37,3% menos que el pasado año a estas alturas de campaña. Por tipo de superficie, 10.008 hectáreas son de carácter forestal y 4.424 hectáreas agrícolas y de otro tipo.
Hasta el momento, y una vez ajustada la superficie realmente dañada dentro de los perímetros afectados, se han dado en la región seis incendios que han afectado a una superficie superior a las 200 hectáreas, por los 10 incendios que entre las mismas fechas del año 2012 superaron esa superficie.
Por tamaño, el principal fue el incendio detectado el 16 de julio en Almorox, al norte de la provincia de Toledo, que dañó a una superficie de 1.402 hectáreas, de las cuales 1.337 eran forestales y el resto agrícola o de otro tipo.
Por su parte, el incendio declarado el 1 de agosto en Tórtola de Henares (Guadalajara) afectó a 1.127 hectáreas, de las cuales 199,5 hectáreas eran forestales y 927,5 hectáreas agrícolas o de otro tipo.
El tercer incendio por superficie fue el que se detectó el 31 de julio en Tortuero (Guadalajara), cerca de la zona de la Sierra Norte, que dañó 1.034 hectáreas, de las cuales 919 hectáreas eran forestales y 115 hectáreas agrícolas o de otro tipo.
Tras ellos, los incendios en los que se ha dañado mayor superficie fueron el del 6 de agosto en Valdeconcha (Guadalajara), con 443 hectáreas afectadas; el del 20 de julio en Malpica de Tajo (Toledo), con 271 hectáreas; y el del 5 de julio en Huete (Cuenca), con 200 hectáreas.