Sin dudas sobre los movimientos previos al crimen de Caudete

M.O
-
Sin dudas sobre los movimientos previos al crimen de Caudete - Foto: José Miguel Esparcia

El GPS de un vehículo y la señal de los teléfonos móviles en la zona llevaron a los agentes de la Guardia Civil hasta los encausados

Continúa en la Audiencia Provincial de Albacete toda esta semana, y en principio hasta el 21 de mayo, el juicio con jurado popular a los cinco acusados de robo y asesinato a un camionero valenciano cuyo cadáver apareció junto a la carretera N-344 a la altura de Caudete, el 28 de noviembre de 2014. Los cinco acusados se enfrentan a penas de cárcel de 25 años, si finalmente el veredicto es de culpabilidad. La víctima, de 40 años de edad, casado y con dos hijos de 10 y 6 años, murió al recibir cinco disparos (tres de ellos en la cabeza) y siete puñaladas. Los procesados, según el fiscal, habían planeado robarle una cantidad de dinero relacionada con el tráfico de droga, y lo asaltaron en plena carretera haciéndose pasar por agentes policiales.
En la sesión del juicio de ayer continuaron la declaración varios agentes de Guardias Civiles participantes en la investigación del crimen, y continuaron con las explicaciones ya escuchadas el día anterior de que fue la pista sobre un coche alquilado la que llevó a averiguar el seguimiento y vigilancia que hubo sobre el camionero y su camión el día de su asesinato. Los movimientos del camión el día del crimen pudieron reconstruirse a partir del tacógrafo. 
Uno de los agentes de la Guardia Civil contó cómo las nuevas tecnologías fueron claves para que la pista condujera a los acusados, detenidos muchos meses después del asesinato, ya en febrero y marzo de 2017: «Rastrear el vehículo alquilado nos permitió ver los movimientos de su GPS, coincidían con las paradas que fue haciendo el camión». Los asaltantes siguieron los pasos del camionero desde la localidad valenciana de Corbera, se detuvieron cuando él lo hizo en dos puntos distintos antes de coger la N-344 en dirección a Yecla desde la A-35. 
EN EL LUGAR DEL CRIMEN. En el kilómetro 111,9 de la nacional, poco antes de las 16 horas del citado 28 de noviembre, mataron al camionero. La Guardia Civil relató cómo el GPS del coche alquilado documentó «que el vehículo se salió de la nacional después de esa parada, e hizo el camino inverso», de regreso a Valencia y a Corbera, luego a Montserrat, y luego a Alberic, cerca de la casa de uno de los implicados. Era la persona que había alquilado ese vehículo, aunque no lo condujo él. 
De nuevo las tecnologías ayudaron a la Guardia Civil, explicó el agente, porque sin saber aún quiénes habían ocupado el vehículo, se rastreó la señal telefónica en los repetidores de la zona, hasta encontrar los que coincidían con los movimientos del GPS del vehículo: «Analizamos todos los móviles activados en los puntos donde estuvo el camión y donde apuntaba el GPS del vehículo, es una información inmensa que a veces tarda tiempo en llegarnos de las operadoras», pero la búsqueda dio sus frutos.

Más información en edición impresa