El Albacete se aleja del ascenso directo

J.L. Royo
-
Los jugadores del Albacete se lamenta, mientras los del Osasuna celebran la victoria. - Foto: Josema Moreno (Masquealba)

La victoria delGranada ante el Nástic de Tarragona permite a los andaluces quedarse en solitario con el segundo puesto, aunque todavía tienen que visitar el Carlos Belmonte

La visita al campo del líder le ha costado muy cara al Albacete Balompié, tanto a nivel clasificatorio como deportivo.
La jornada no ha sido nada propicia para el equipo de Luis Miguel Ramis, que ha visto como el Granada le ha arrebatado el segundo puesto y además ha abierto una brecha de  tres puntos tras su victoria de ayer ante el Nástic de Tarragona (2-0).
Los andaluces, que ya durmieron segundos después de que el Albacete perdiera por dos goles en Pamplona, suman de esta manera 67 puntos, tres más que el cuadro manchego, que con 64 ocupa la tercera posición.
En este sentido, cabe señalar, que la segunda plaza todavía depende del Albacete, ya que tiene que recibir al Granada en el Carlos Belmonte dentro de tres jornadas, en un duelo que puede ser decisivo para el ascenso directo, siempre y cuando ambos equipos mantengan el nivel de resultados.
El Albacete recibe el domingo al Numancia, un equipo que se ha metido en problemas tras dos derrotas consecutivos y que llegará al Carlos Belmonte jugándose la permanencia, mientras que el Granada rendirá visita a un resurgido Real Oviedo, que ganó en Almería en el debut de Sergio Egea en el banquillo y que está a dos puntos de los puestos de playoffs de ascenso a Primera División.
Hasta ese enfrentamiento directo en el Carlos Belmonte, el Albacete además debe visitar al Rayo Majadahonda, que también pelea por la permanencia y el Granada recibir a otro equipo de la zona baja como el Tenerife.
Lo que está claro es que a partir de ahora el Albacete no se puede permitir el lujo de fallar si no quiere perder comba con el segundo puesto, además de tener cuidado con los equipos que vienen por detrás, ya que la jornada también ha servido para que algunos rivales recorten diferencias.

(Más información en la edición impresa)