scorecardresearch

Una restauración hasta el 'origen'

Hilario L. Muñoz
-

Una primera edición en español de 'El origen de las especies' de Darwin se guarda en el fondo antiguo de la Biblioteca de Ciudad Real. Estaba perdida desde los años 30-40, pero se recuperó en 2020 cuando estaba a punto de subastarse por internet

Esteban Jiménez, técnico encargado del fondo antiguo en la Biblioteca Pública del Estado, enseña la obra restaurada de ‘El origen de las especies’. - Foto: Rueda Villaverde

Existen libros cuyo impacto es similar al de las ondas que surgen en el agua cuando cae una piedra. Uno de esos volúmenes cuya fama fue creciendo y cambiando el modo en que se ve el mundo fue El origen de las especies, de Charles Darwin. La obra publicada en 1859 fue llegando poco a poco a cada país, traduciéndose cuando la censura lo permitía, y eso ocurrió en España en el año 1877. Enrique Godinez fue el encargado de esa primera edición en español, con una publicación que apenas tuvo eco, no se sabe a ciencia cierta cuántos se hicieron, aunque sí se sabe que fue adquirida sobre todo por científicos interesados en Darwin, cuyo Origen del Hombre, se publicó en español en 1876. De su traducción surgieron las demás en español, ya que fue él quien tuvo permiso de Darwin para hacerla. 

Uno de esos volúmenes, casi único de El origen de las especies fue comprado por la Biblioteca Pública del Estado de Ciudad Real. Así está inscrito en su catálogo de 1911, pero desapareció por causas que se desconocen entre los años 30 y 40 del pasado siglo. En febrero del año pasado fue recuperado por la Guardia Civil, cuando estaba a punto de venderse en una web de subastas por una persona que dijo haberlo encontrado en la basura. «Tenía un antiguo sello que marcaba su pertenencia a la Biblioteca», dijo el técnico del Fondo Antiguo de la biblioteca, Esteban Jiménez. 

La Guardia Civil acabó recuperando el libro en abril del año pasado. «Cuando vino estaba con las tapas sueltas, el lomo suelto, algunas páginas sueltas también». Los daños han sido reparados por el Centro de Conservación y Restauración de Castilla-La Mancha. «La restauración ha consistido en estabilizar y consolidar la obra recuperando su estructura física y funcional y corrigiendo las alteraciones presentes en los soportes». Los trabajos han hecho que el libro se quede casi como salido de imprenta, para guardarse en el fondo antiguo de la biblioteca y también para que pueda ser expuesto cuando sea necesario. 

«Para nosotros es una satisfacción ver que una obra que ha salido de aquí sin deber, pero también debe serlo para todos los ciudadanos porque el patrimonio es de todos», recordó Jiménez. De esta primera edición que tiene la Biblioteca Isabel Pérez Valera apenas quedan una veintena en colecciones públicas, aunque muchas de ellas sin opción de consultarse. Lo que muestra que es una edición de la que hay «pocos ejemplares» y menos en un estado de conservación tan bueno. Jiménez recordó que la edición además es importante por el contenido, porque fue un libro «revolucionario» en su momento y esa traducción implica que fue el momento en que llegaron al idioma español las teorías de Darwin sobre la evolución. 

Ese fondo antiguo donde se guarda El origen de las especies es de un espacio con un control de la temperatura y de la humedad en el que hay casi 10.000 libros anteriores al siglo XX, entre los que hay 39 incunables, libros impresos en el siglo XV, explicó el técnico del fondo antiguo, Esteban Jiménez recordó que muchos de estos libros proceden de conventos y monasterios, por la desamortización que llevó estos libros a la primera biblioteca de Ciudad Real, ubicada en Diputación. El fondo antiguo además guarda varios miles de libros impresos antes de 1958, aquellos que no están en el Depósito Legal, y que resulta imposible saber si queda alguna edición, por lo que deben mantenerse. 

El Origen de las Especies como el resto de libros de ese fondo antiguo necesita una autorización expresa para consultarse. Se trata de una medida de seguridad para unas obras de un valor único, que son el reflejo de un tiempo y que permiten mantener una relación estrecha con el momento en que cierto saber llegó a España o a Ciudad Real.