La CHJ levanta 11 diques para frenar las avenidas de agua

M.O
-

Las obras, ya terminadas, suponen una inversión de 190.000 euros y permiten retrasar el pico de las crecidas y aminorar su fuerza antes de entrar en la capital

La CHJ levanta 11 diques para frenar las avenidas de agua - Foto: CHJ

Están por llegar los días de lluvia que los pongan a prueba, pero por ahora ya está lista una de las barreras para acabar con las avenidas de agua en la zona del Hondo de la Morena y el barrio de Medicina. En realidad no es una barrera, sino 11, los 11 diques que ha construido la Confederación Hidrográfica del Júcar en dos ramblas entre Chinchilla de Montearagón y Albacete, dentro de las obras anunciadas para solucionar un grave problema que en los últimos años dejó imágenes de un auténtico mar en torno a esta parte de la ciudad. 
Fuentes de la Confederación consultadas por este diario informaron de que los 11 diques ya están listos, y han supuesto una inversión de 190.000 euros. Son diques de mampostería, «asentados sobre cimiento de hormigón y piedra», levantados seis de ellos sobre el cauce de la Rambla de la Raposa y cinco sobre el cauce de la Rambla del Trullo. Tanto unos como otros están cerca de A-31, al pasar Chinchilla y al otro lado de la autovía.
frenar las crecidas. Las mismas fuentes de la Confederación explicaban que por el momento «no hay previsión» de ejecutar ninguno dique más, pues los diques construidos se sitúan en dominio público hidráulico. Aguas abajo de los mismos «no hay terrenos de dominio público hidráulico y por lo tanto no sería competencia de esta Confederación hidrográfica del Júcar», señalaban. Obras en esos terrenos sería ya tarea de otra administración, en todo caso.
Pero la Confederación explicaba que la obra servirá al fin para la tan reivindicada solución al problema de las avenidas de agua: «Con esta batería de diques se pretende efectuar la corrección hidrológico-forestal de la cuenca de aportación, y al tiempo retrasar el pico de las crecidas, disminuyendo la energía de las mismas en relación a las inundaciones que se suelen producir en el Hondo de la Morena y el barrio de Medicina». Con esta actuación,  se persigue detener la erosión producida en las márgenes de la rambla, y a la vez aumentar la capacidad de infiltración de la rambla, al retener el agua más arriba y por más tiempo, y disminuir así el caudal punta que se recibe en el núcleo urbano de Albacete.