"En 30 años, nunca nadie había movido un solo adoquín"

E. REAL JIMÉNEZ
-
Manuel Serrano, candidato a la Alcaldía por el PP. - Foto: Rubén Serrallé

Manuel Serrano aspira a revalidar su condición de alcalde en el Ayuntamiento de la capital, como candidato del PP, y presenta como aval el trabajo hecho este mandato, la cercanía a los ciudadanos y la capacidad de llegar a acuerdos

Serrano presenta los avances de la ciudad en estos cuatro años como aval y defiende que han sido las políticas impulsadas por el PP las que han sacado adelante a una ciudad que, asegura, el PSOE dejó sumida en la ruina y a oscuras. Confía que este rédito le valga para ser elegido alcalde, un puesto que quiere revalidar y al que llegó a mitad de mandato por la renuncia de Javier Cuenca en 2017.
Cierre de campaña. El sábado, jornada de reflexión. ¿Con qué sensaciones llega a la cita del 26M?
La campaña ha sido una continuación de la experiencia de gobierno. Yo no he tenido que inventar un personaje, ni sobreactuar. Hemos contado a los ciudadanos de dónde venimos, dónde estamos y hacia dónde queremos ir.
La última vez que los socialistas pasaron por el Ayuntamiento dejaron a la ciudad sumergida en una crisis demoledora, moral, de confianza, social y económica. Nos cortaron la luz de las instalaciones, debíamos una Feria y media, la recogida de basura, la comida de las escuelas infantiles, los seguros de los coches de la Policía... y el mayor problema es que nadie quería contratar con este Ayuntamiento y que no pagaban a proveedores, poniendo en riesgo los servicios públicos.
¿Entonces la ciudad funciona bien? ¿Están satisfechos?
Nosotros hemos iluminado la ciudad, la hemos dotado de calidad de vida. Aunque haya apóstoles del desastre, aunque es su papel ahora en las campañas electorales, la ciudad funciona, y funciona bien. Hay indicadores económicos como el paro. Han salido unas 8.000 personas del paro desde el año 2013, unas 5.000 y pico desde 2015, y el mes de abril fue el mejor mes de abril en el comportamiento del empleo de la década.
Es un buen termómetro, como las 187 licencias de nueva planta dadas en la ciudad en 2018, que es un 103% más que en 2015; las 1.504 de obra menor 1.504, son un 41% más que entonces, y las 518 de actividad son un 16% más. 
Tenemos un Ayuntamiento saneado y que paga religiosamente. Por eso atesoramos un aval, el de la seriedad, el rigor y la experiencia.
¿De qué medida o proyecto se siente más orgulloso de haber sacado adelante y qué ha sentido más dejar en el tintero?
Lo más importante es que, con la diversidad política que ha habido en el Ayuntamiento, hemos sido capaces de aprobar cuatro presupuestos municipales, cuatro planes de inversiones, y uno extraordinario, hemos estado cerca de quienes más lo han necesitado y hemos sacado dos Ofertas de Empleo Público.
Por hacer han quedado muchas cosas. Me hubiera gustado haber podido bajar más los impuestos, aunque Albacete es la tercera capital española que menos IBI cobra. Mi compromiso es ser la capital que menos cobre. También me hubiese gustado tener adjudicado ya el contrato de zonas verdes, para entre otras cosas hacer una reforma integral del parque Abelardo Sánchez.  Y me hubiera gustado tener ya en marcha el Plan Director del Transporte Urbano, y que estuvieran ya circulando los 10 nuevos vehículos híbridos. 

(Más información en edición impresa)