La sonrisa de la dignidad

Ana Martínez
-

La Fundación Odontología Solidaria ha iniciado las obras de la nueva clínica cedida por AMA, donde podrá instalar un tercer sillón para eliminar la lista de espera y recibir a más voluntarios

La sonrisa de la dignidad - Foto: José Miguel Esparcia

Nació para garantizar el acceso a la salud bucodental de las personas con menos ingresos, pero en realidad su presencia y existencia permite dar un toque de atención constante a los gobiernos estatal y regional para que, de una vez por todas, entiendan que las prestaciones odontológicas de la sanidad pública son bastante insuficientes y dejan a muchos ciudadanos a las puertas de las clínicas privadas por falta de recursos económicos. La Fundación Odontología Solidaria nació en Granollers en 1994 y hace tres años llegó en forma de delegación a Castilla-La Mancha, concretamente a la calle Gerona de Albacete, gracias al apoyo incondicional del Colegio Oficial de Odontólogos y Estomatólogos de esta capital. 
Su puesta en marcha ha devuelto la sonrisa a muchos vecinos con patologías odontológicas que, de otra manera, no habrían podido recuperar su salud bucodental al estar en manos de la iniciativa privada y suponer un coste elevado para un porcentaje significativo de hogares albacetenses, incapaces de afrontar gastos imprevistos como pueden ser los tratamientos vinculados a la boca.
En estos casi cuatro años de funcionamiento, la clínica de la Fundación Odontología Solidaria de Albacete ha atendido a más de un millar de pacientes, todos ellos en situación de vulnerabilidad y desigualdad social, que son derivados directamente por los servicios sociales de base. «Nosotros no damos cita directamente, atendemos a las personas derivadas por servicios sociales que tienen ingresos inferiores al IPREM», explica Maica Vergara Pérez, higienista y coordinadora de esta clínica solidaria odontológica en esta capital.
Hasta hace unos meses, este proyecto acumulaba una lista de espera que alcanzaba el año, aunque en los últimos tiempos han conseguido que el tiempo medio de espera no supere los tres meses. Esta circunstancia, junto con la mejora de la confortabilidad y el bienestar, tanto de pacientes como de doctores, animó a la Fundación a buscar apoyos para encontrar un espacio más adecuado a la atención bucodental que presta. Ha sido la Agrupación Mutual Aseguradora (AMA) la encargada de cederles un local en la calle San Agustín donde ya han empezado unas obras que, según la presidenta de la Fundación, Dolores Cuenca Losa, contarán con el comprometido apoyo económico del Ayuntamiento. Una nueva clínica que todavía no aciertan a definir cuándo será inaugurada pues su apertura depende de los permisos que tiene que conceder la Consejería de Sanidad.
Lo que sí se sabe ya es que ese nuevo espacio solidario, mucho más amplio que el actual, contará con un tercer sillón para atención bucodental, un tercer puesto profesional con el que la entidad benéfica quiere conseguir que la clínica abra todos los días de la semana, en horario de mañana y tarde, acabar con la lista de espera y animar a odontólogos, higienistas y auxiliares a hacerse voluntarios: «Nuestro deseo es que, al estar en el Centro de la ciudad, los profesionales se animen y podamos tener más voluntarios».

(Más información en la edición impresa).