El estudio de sero-prevalencia llega a 1.600 albacetenses

Redacción
-

Equipos de Enfermería de Atención Primaria de la capital y la provincia han completado la segunda oleada de pruebas para el proyecto nacional iniciado por el Ministerio de Sanidad y el Instituto de Salud Carlos III

Un profesional extrae sangre a un paciente para el estudio epidemiológico. - Foto: Sescam

Equipos de Enfermería de Atención Primaria de las Gerencias de Albacete, Almansa, Hellín y Villarrobledo, dependientes del Servicio de Salud de Castilla-La Mancha, han completado la segunda oleada de pruebas en la que se ha invitado a participar a 1.630 ciudadanos. Un trabajo epidemiológico que se incluye en el Estudio Nacional ENE-Covid que ha diseñado el Ministerio de Sanidad y el Instituto de Salud Carlos III (ISCIII) y con el que se pretende obtener una estimación de la población española que ha desarrollado anticuerpos frente al nuevo coronavirus SARS-CoV-2.
Las pruebas se han realizado en 22 centros de salud y consultorios locales de toda la provincia de Albacete, tanto en zona urbana como rural. Desde los propios centros se ha invitado a participar voluntariamente a las personas que han sido elegidas al azar por el Ministerio. Un total de 90.000 personas en el conjunto del país, 6.700 de ellas en Castilla-La Mancha. Un proyecto en el que están participando personas de todas las edades.
La captación de muestras para el estudio, que se ha desarrollado durante las últimas dos semanas, ha consistido en un breve cuestionario, pruebas serológicas para determinar si se tienen anticuerpos frente al virus y una muestra de suero en todos los pacientes que han dado su consentimiento. Las muestras sanguíneas de quienes aceptan son analizadas en el Centro Nacional de Microbiología (CNM) del ISCIII.La prueba del test rápido es muy sencilla y consiste en tomar una muestra de sangre del dedo mediante un pequeño pinchazo con una lanceta, muy parecida a la que utilizan las personas con diabetes en sus controles de glucemia. Este test no diagnostica la enfermedad, ya que haber tenido contacto con el coronavirus no significa estar enfermo.
Con el apoyo del personal administrativo, los profesionales de Enfermería de Familia están liderando este proyecto en la región que se mantiene activo, pues después de la toma de muestras harán un seguimiento a las familias participantes. Los datos recogidos ayudarán a adoptar las mejores medidas de control frente a la pandemia. 
Además de la actuación práctica en el estudio, los profesionales de Enfermería están proporcionando educación sanitaria a los ciudadanos, aclaran dudas sobre la enfermedad y ofrecen recomendaciones generales que sirven para protegerse a uno mismo y a los demás, así como saber qué hacer si se presentan síntomas. Una labor de prevención que siempre ha realizado Atención Primaria y que ahora, más que nunca, resulta imprescindible.