Llevarán a Pleno la modificación de las ordenanzas fiscales

Nuria Alfaro
-

El portavoz del equipo de Gobierno, Luis Fernández, expuso que los presupuestos para el año 2020 son «difíciles de encajar» y marcados por «la importante deuda que tiene el Consistorio»

Fotografía de archivo de la fachada del Ayuntamiento rodense. - Foto: Nuria Alfaro

El portavoz del equipo de Gobierno, Luis Fernández, y el concejal de Economía y Hacienda, Alberto Iglesias, informaron sobre la modificación de algunas ordenanzas, que se reflejarán en los presupuestos de 2020, que el equipo de Gobierno tiene previsto presentar a finales del presente mes o primeros de diciembre. El equipo de Gobierno anunció que llevará a la sesión plenaria del 11 de noviembre la modificación de las ordenanzas fiscales. Entre dichas modificaciones se encuentra la subida del IBI en tres milésimas, alcanzando, de este modo el 0,69.
El portavoz del equipo de Gobierno, Luis Fernández, expuso que los presupuestos para el año 2020 son unos presupuestos «difíciles de encajar» y marcados por la importante deuda que tiene el consistorio local, por lo que, han tomado la medida de realizar alguna modificación de las ordenanzas fiscales con el objetivo de hacer frente a estos presupuestos y realizar inversiones necesarias para la localidad, y la mejora en la calidad del día a día de los vecinos del municipio. 
El concejal de Economía y Hacienda, Alberto Iglesias, expuso que, ante la difícil situación económica en la que se plantearon los próximos presupuestos para el año 2020, desde el equipo de Gobierno se ha optado por la subida de tres milésimas en el Impuesto de Bienes Inmuebles, pasando así de un 0,66 a un 0,69, siguiendo siendo inferior al tipo impositivo de las localidades de gran población de la provincia. Esta modificación supondrá una recaudación aproximada de unos 140.000 euros; con el convencimiento de Alberto Iglesias de que aun siendo medidas «duras y complicadas redundarán en beneficio de nuestro pueblo». 
Según el responsable de Economía y Hacienda, el presupuesto del 2020  «nace muy hipotecado» teniendo que hacer frente a diferentes sanciones y multas. En este sentido, expuso, por ejemplo, que el Ayuntamiento ha de abonar tasas de vertidos a la Confederación Hidrográfica del Júcar en los años 2010, 2014 y 2015, que alcanzan un montante de más 200.000 euros; además del pago por jubilación anticipada a varios policías locales  de 180.000 euros, así como, una multa de la Junta de Comunidades  por unas obras realizadas en la cancha municipal de prácticas del campo de golf. «No es una decisión que nos guste, es complicada y esperamos que los vecinos la entiendan; porque la otra opción hubiera sido recortar inversiones en infraestructuras, arreglo de calles, o, en ayudas a colectivos», apuntó. 

(Más información en edición impresa)