El apoyo al PP se desploma en las grandes localidades

E.F./ L.B./ T.J./ G.G./ N.A.
-
El alcalde de La Roda. Vicente Aroca, deposita su voto - Foto: N.A.

El caso de La Roda fue el más significativo, ya que el PP pasó en este feudo de tener el 49% de los votos, casi uno de cada dos sufragios, a cosechar tan sólo un 23%

El principal titular de la jornada electoral de ayer, pero no el único, fue el vuelco respecto a las anteriores generales de 2016. Si hace menos de tres años el PP se hizo con dos de los cuatro escaños en liza, mientras que el PSOE se hizo con un escaño y Podemos con otro, ahora son los socialistas los que se ponen en cabeza, con dos diputados, mientras que los otros dos restantes se reparten, respectivamente, entre el PP y Ciudadanos.
La jornada electoral tuvo otros titulares relevantes como el dato de participación, uno de los más elevados desde las primeras elecciones democráticas. Más del 78% de los albacetenses acudieron ayer a las urnas, frente al 71,5% que depositaron su voto en las elecciones del 2016. Es decir, que la participación escaló más de seis puntos, mientras que la abstención se quedó en algo menos de un 22%.
A la hora de los resultados en las grandes capitales de la provincia, excluyendo la propia ciudad de Albacete, lo más llamativo fue además el  desplome del Partido Popular en sus porcentajes de voto respecto a las elecciones de 2016, con bajadas de dos dígitos en grandes plazas como Hellín, La Roda, Tobarra y Villarrobledo.

(Más información en la edición impresa)