El caballo se convierte en un pilar de Expovicaman

I.M
-
Un momento de un jinete y su caballo, en plena competición nacional de Equitación de Trabajo. - Foto: Rubén Serrallé

El Campeonato de España de Equitación de Trabajo continúo ayer con otras dos pruebasde competición, una de demostración de su manejo en el campo y la otra de su velocidad

Si el viernes arrancaba el Campeonato de España de Equitación de Trabajo  con las pruebas de Doma,  ayer dentro del Salón del Caballo que se celebra en el marco de la Feria Agrícola y Ganadera de Castilla-La Mancha, Expovicaman, tuvieron lugar por la mañana las  pruebas correspondientes a Manejabilidad y por la tarde, las de Velocidad. Equitación al trabajo, recuerda Tono Sánchez, secretario técnico del citado campeonato y juez territorial,   consiste básicamente en traer la faena de lo que se hace en el campo a una pista valiéndose para ello de tres pruebas y de un caballo dominado. 
La primera prueba precisamente tiene que ver con ello, con la doma, la segunda, la de Manejabilidad, añade Sánchez, tiene que ver con lo que uno se va a encontrar en el campo,  con puentes, vaguadas, sacas de pajas, olivares o zarzas, por ello, hay que saltar, hay que esquivar o hacer zig-zag, o no alterarse cuando se oye un ruido.  Y la tercera última, la de la Velocidad, como su nombre indica, tiene que ver con el crono, con la velocidad que se alcance haciendo, además, los mismos ejercicios.
Cada prueba puntúa, puntúa  la sumisión, el movimiento o simplemente que se quede quieto, que no se asuste ante un sonido que le es ajeno. Cada ejercicio, indica este secretario técnico,  puntúa por el juez encargado de ello con un voto y una vez sumados todos el resultado final es un porcentaje. 

 

(Más información en edición impresa)