El futuro es complicado para las escuelas de base

Juan Carrizo
-

Fran Zamora, del Albacer, asegura que «todos los clubes estamos preocupados por saber qué pasará con la próxima temporada»

Un entrenamiento de los más pequeños del Albacer. - Foto: Rubén Serrallé

Los clubes de cantera se han visto afectados no sólo por la paralización deportiva que ha traído consigo la pandemia. Su viabilidad económica depende principalmente de las cuotas de los alumnos de sus escuela, por lo que el parón a mediados de marzo ha supuesto dejar de recibir ingresos. Además, no vislumbran con claridad el futuro, con medidas que difícilmente se podrán asumir al empezar un nuevo curso.
Este diario se puso en contacto con Fran Zamora, presidente de la Escuela de Fútbol Albacer, una de las más numerosas de la ciudad, para conocer como está afectando la situación y como se presenta el futuro. «Obviamente el día 13 de marzo se suspendieron todos los entrenamientos y cerramos el club. En el tema de las cuotas decidimos compensar o devolver las cuotas de abril y mayo y ahora estamos a la expectativa de las directrices para la próxima temporada que es lo que realmente nos preocupa», argumentó, recordando que el club tuvo esta campaña 44 equipos, con unos 600 niños y niñas.
Muchos clubes han realizado un ERTE como vía de escape económica, pero el Albacer no pudo acogerse a esta medida en su totalidad. «Hicimos un ERTE con las dos personas que están en las oficinas del club, en la parte administrativa, porque ellos si que están trabajando de continuo, pero no con nuestros entrenadores y monitores, que no trabajan en verano así que los tuvimos que despedir porque una de las cosas que te piden con el ERTE es que luego tiene que estar seis meses seguidos y aquí en verano se paraliza la actividad. Hablamos con ellos y lo entendieron perfectamente».
Zamora insiste en lo negro que se presenta el futuro para los clubes de cantera. «La incertidumbre está en saber lo que va a pasar. No podemos planificar, además que a nivel económico el problema es importante. Nosotros tenemos cuotas de octubre a mayo, ya hemos perdido dos meses y cuando llegue septiembre, veremos si podemos empezar. Aquí lo que entra sale, así que no tenemos reservas y el futuro se presenta muy complicado».

 

(Más información en la edición impresa)