Contar años de trabajo en 180 segundos

M.O
-

La tercera edición de 'Tu tesis en tres minutos' puso a prueba las dotes para comunicar de una docena de investigadores

Contar años de trabajo en 180 segundos - Foto: José Miguel Esparcia

Ha terminado siendo todo un lema la sentencia de que un buen investigador debe ser también un buen comunicador por aquello de que lo que no se conoce no se valora, y hay mucho por valorar en la actividad científica y académica que emana de la Universidad de Castilla-La Mancha (UCLM). Desde hace poco la comunidad universitaria cuenta con un instrumento para sacar a la luz algunas de las muchas ideas sobre las que investigan los estudiantes de doctorado, el concurso Tu tesis en tres minutos, una iniciativa importada desde la Universidad de Queensland, Australia, donde empezó en 2011, y que ya se alcanza a una docena de universidades españolas siempre con el mismo formato: que el concursante cuente en tres minutos, en un lenguaje sencillo y a un público no especializado de qué trata su investigación y por qué es importante. 
En el campus Albacete, sede de la Escuela Internacional de Doctorado de la UCLM, se suman ya tres ediciones de este innovador concurso. Ayer fue el día de la fase final de esta nueva edición en la que se puso de manifiesto lo prometedor de muchas investigaciones en curso. Hay quien aborda en su tesis cómo informan los medios de comunicación españoles sobre el medio ambiente, el tiempo y espacio que le dedican; está quien trabaja sobre un pionero estudio de cómo afecta a los atletas la carrera en cinta, o quien analiza un elemento tan cotidiano como la cama y el dormitorio cuando se usa como metáfora en las instalaciones artísticas.


DE TODOS LOS ÁMBITOS. Entre los 12 trabajos finalistas que expusieron sus protagonistas hay campos de investigación de todos los ámbitos, de artes y humanidades, de ciencias sociales, ingeniería y arquitectura, salud y medicina... Destacó por ejemplo una tesis en la que se estudia el corazón humano «en un pez», explicó su autor, Jussep Alfredo Salgado. Se trata de saber más sobre cómo el calcio se comporta en el corazón, y para eso hay una investigación que propugna un modelo de estudio en un organismo vivo, embriones de pez cebra. 
En ellos se puede ver cómo late el corazón sin hacer ninguna disección, y puede verse el comportamiento del calcio, introduciendo un biosensor que adopta un color distinto en el interior del corazón del embrión. 
Otra de las tesis, esta de Raquel Ramírez, estudia las medidas de la exposición personal a ondas electromagnéticas, también con el fin de compartir esos resultados con la sociedad y lanzar un mensaje tranquilizados. Se escuchó a su vez y siempre con tres minutos de tiempo la explicación de Sergio Horta acerca de sus investigaciones con materiales resistentes que puedan mejorar las prestaciones de medios de transporte o producción de energía. Horta apuesta por el material plástico reforzado con fibra de carbono de alta resistencia, a la búsqueda de un equilibrio posible entre la fragilidad y la resistencia de los compuestos. También un estudio más que prometedor es el que contó Francisco Javier López, quien investiga en su tesis acerca de los robots cuadrúpedos y los avances en su estabilidad y eficiencia: «Se está invirtiendo mucho en esta tecnología porque es la manera más eficiente de poder moverse; manejar un robot con patas es muchísimo más complicado que manejar un robot con ruedas». A su vez, Anna María Kasprzak, polaca, contó cómo estudia en su tesis el uso de la gastronomía y la comida como material escultórico en las bellas artes.  


LOS ELEGIDOS. Finalmente, de todas las ideas tesis expuestas, hubo dos que compartieron el segundo premio, repartiéndose también 340 euros cada uno. Ese galardón compartido fue por José Luis Panea Fernández, quien expuso su investigación sobre el reposo como metáfora en instalaciones artísticas, y por Jussep Alfredo Salgado, el autor del mencionado estudio sobre cómo la investigación en el corazón de embriones de pez cebra puede ayudar a conocer mejor las enfermedades cardiovasculares en humanos. La elegida como mejor presentación y por tanto primer premio fue para el mexicano Rolando Cendón Torres, y su tesis que desde el mundo del Derecho aborda las posibilidades de otras formas de producción. Su tesis analiza estrategias jurídicas para «poner en el centro del proceso productivo la vida humana y no humana». Aludió a la promoción de nuevos derechos, y a experiencias de interés en materia de trabajo cooperativo, software libre o el mediático sindicato de manteros en Barcelona. «Producir de otra manera no solo es posible, es que ya está en marcha», dijo para concluir su exposición. 
Las nueva tesis finalistas no galardonadas también recibieron una gratificación de 80 euros para cada investigador. El jurado que decidió acerca de los mejores lo conformaban Ramón Freire, profesor de Bellas Artes en Cuenca y director del Centro de Iniciativas Culturales; Inmaculada Carrasco, profesora de Económicas en el campus de Albacete, y Amaya Zalacaín, profesora también y directora académica del vicerrectorado de Investigación y Política Científica.

Más información en la edición impresa