Condenan al director de una sucursal de Tarazona a seis años

Josechu Guillamón
-

La Audiencia Provincial también condena a uno de los presuntos cómplices a más de cinco años de cárcel

Imagen del director de la sucursal, junto a los otros dos acusados, durante el juicio. - Foto: Rubén Serrallé

La Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Albacete ha condenado a seis años de prisión al director de la sucursal de Caja Campo, ubicada en la localidad de Tarazona de la Mancha, como autor de los delitos de estafa y apropiación indebida.
La sentencia también condena a cinco años y cuatro meses de prisión a su socio en una comunidad de bienes, F.J.L.G., donde el director bancario desviaba parte del dinero del que se apropiaba. Ambos acusados deberán de devolver el dinero estafado, que según la Fiscalía rondaba el millón de euros. El tercer procesado, R.S.F., ha sido absuelto al no existir pruebas suficientes para demostrar su culpabilidad.
Los hechos. Según la sentencia se considera probado que el acusado, J.A.M.S.,  director de la oficina de Caja Campo de Tarazona de la Mancha, fue apoderado de dicha entidad desde su designación por Escritura Pública el 27 de marzo de 2007 y tenía como atribuciones, notificadas desde el 24 de julio de ese año, la concesión de préstamos hipotecarios sin necesidad de autorización de sus superiores hasta 200.000 euros y préstamos personales hasta 72.000 euros, sin perjuicio de otras limitaciones cualitativas relativas a la solvencia y garantías de los prestatarios. Si los préstamos superaban los límites cuantitativos fijados necesitaba la autorización de sus  superiores.
A pesar de conocer dichas limitaciones, cuantitativas y cualitativas, desde 2008 hasta su cese como director y empleado de Caja Campo en noviembre de 2009, con ánimo de lucro para sí o para sus familiares, autorizó directamente préstamos por importe superior a dichos límites cuantitativos, omitiendo los límites de riesgos establecidos, consiguiendo que la indicada entidad concediera los préstamos cuando no lo hubiera hecho de conocer los riesgos que comportaba.
Todas estas actuaciones, las llevó a cabo el acusado en nombre de dicha financiera, haciendo caso omiso de los riesgos y ocultando los ya indicados límites a sus superiores.

MÁS INFORMACIÓN EN EDICIÓN IMPRESA