La Guardia Civil esclarece cinco robos en Albacete e Higueruela

latribunadealbacete.es
-
Fotografía de uno de los motores intervenidos por el equipo ROCA. - Foto: Guardia Civil

Efectivos del equipo ROCAde la Comandancia albaceteña recuperaron cinco toneladas de material y maquinaria, detuvieron a cinco residentes de la capital e imputaron a otro más

Efectivos del Equipo ROCA de la Guardia Civil han detenido a cinco personas e imputado a otra  la comisión de cinco delitos de robo con fuerza cometidos en canteras del municipio de Albacete y una explotación agrícola del de Higueruela, en  el marco de la operación Poste.
Según informa el Instituto Armado en nota de prensa, los detenidos, con edades comprendidas entre los 24 y 38 años de edad, se corresponden con las iniciales de D.R.R., J.M.S., R.S.S., J.M.S. y J.S.R.R., siendo el imputado J.M.L.R. de 26 años de edad.
«Todas estas personas son vecinas de Albacete- afirma el comunicado de la Benemérita- contando alguna de ellos con antecedentes policiales por hechos similares contra el patrimonio».
De acuerdo al relato de los hechos de las fuerzas del orden, durante la primera quincena del pasado mes de mayo, la Guardia Civil detectó una inusual entrada de piezas de maquinarias utilizadas en canteras, plantas de hormigón, cementeras e instalaciones similares en varios centros de gestores de residuos sólidos, tanto de la capital albaceteña como de poblaciones cercanas a ella.
Las investigaciones realizadas para identificar y localizar a los presuntos autores de estos hechos también desvelaron su modus operandi, que consistía en localizar canteras cuya actividad estuviera temporalmente parada, logrando así cometer los robos, generalmente en horario nocturno, sin ser detectados, en un principio. Así, tenían tiempo suficiente para vender el material sustraído antes de que los dueños de las explotaciones advirtieran los robos, complicando de esta manera una futura investigación policial.
El material sustraído era cargado en furgonetas, generalmente de alquiler, permaneciendo oculto por espacio de dos o tres días en una nave industrial. Una vez transcurrido ese periodo de seguridad, lo vendían como chatarra.