La cuchillería albacetense tendrá su primer 'spot' publicitario

E.R.J.
-

El presidente de Aprecu y el consejero de Presidencia firmaron el convenio

Apretón de manos del consejero de Presidencia y del presidente de Aprecu tras la firma del convenio. - Foto: J.M. ESPARCIA

Para vencer a la competencia, y sobre todo a la desleal, hay que combatir con las mejores armas. La formación es clave, pero la difusión de la calidad, también. Es en lo que han coincidido el Gobierno regional y Aprecu, la Asociación Provincial de Cuchillería y Afines, y ayer lo dejaron plasmado en un convenio de colaboración por el que la Junta respaldará económicamente al sector para realizar un spot publicitario, aunque «el convenio está abierto a otras acciones», manifestó el consejero de Presidencia y Administraciones Públicas, y portavoz del Gobierno Regional, Leandro Esteban.
Añadió, además, que «es obligado» ponernos a disposición del sector cuchillero para «intentar mejorar la promoción y la venta». Un sector económico, dijo, que funciona muy bien y que, por la vía de las exportaciones, «nos está dando inmensas satisfacciones».
Con ello, Esteban dejó claro que el ámbito del acuerdo va más allá y que  «aunque no esté puesto en el convenio», el Gobierno Regional mantiene «el firme compromiso de respaldar las iniciativas que se tramitan en la Comisión Europea» para que el Made In salga adelante.
El consejero de Presidencia recordó que esta firma se une a acciones anteriores impulsadas por el Gobierno regional, como las aportaciones en materia formativa, de acreditación profesional y de subvenciones para formar a nuevos y futuros cuchilleros.
Por su parte,  Juan Andrés Barbero agradeció el apoyo de las administraciones y destacó que «nuestra obligación es responder paseando el nombre de Albacete y Castilla-La Mancha por todo el mundo con nuestros productos».
A través de la marca ‘AB Cuchillería de Albacete’ «tratamos de vencer las dificultades» de un sector que comparte las del resto de sectores, pero que «se acentúan  con la competencia desleal que sufrimos por el mercado asiático».