El Albacete recupera a Gonzalo, pero Rubén Cruz es seria duda

José Luis Royo
-
Gonzalo calienta antes de un partido de esta temporada. - Foto: Juan García

El central se ejercitó ayer con normalidad, aunque reconoce que todavía se encuentra un poco débil tras un proceso febril muy fuerte, mientras que el delantero sigue al margen del grupo

La mejor noticia en el regreso del Albacete a los entrenamientos fue la presencia del central Gonzalo de la Fuente, que se ejercitó junto a sus compañeros sin problemas por lo que todo hace indicar que estará a disposición del entrenador de cara al encuentro del lunes ante la Ponferradina en El Toralín.
Cabe recordar que el defensa burgalés fue baja para el choque ante el Numancia por una amigdalitis de la que ya está prácticamente recuperado. «Ya estoy bien, aunque un poco débil porque he perdido bastante peso, ahora me tengo que recuperar un poco, pero ya no tengo ninguna molestia ni fiebre», señalaba tras el entrenamiento de ayer  Gonzalo.
El zaguero confía en estar a tope para el partido del lunes, aunque es algo que deja en manos «del cuerpo técnico. Ya hago todo el trabajo con el grupo y, aunque me he notado un poco débil, no me  encuentro mal, imagino que de cara al partido ya verán los técnicos cómo me encuentro», explicaba el defensa del Albacete.
A Gonzalo se le preguntó por si forzando habría podido jugar ante el Numancia y el central respondió que «a final de semana lo intenté, pero los médicos me dijeron que no me veían bien, que tenía todavía fiebre y que incluso podría ser peligroso jugar, por eso se decantaron porque no lo hiciera, pero mi predisposición fue hasta el último día».
Reconocía el futbolista castellano que nunca se había perdido un partido por este motivo, aunque considera que el problema no estuvo en la enfermedad en sí, sino en sus consecuencias. «Perdí peso y tuve muchísima fiebre, fue una pena, pero vino así».

Volver a jugar. Lo peor que lleva Gonzalo es haberse caído del del equipo cuando estaba jugando de titular. «Es una pena, pero también me tocó jugar  de repente y lo llevé bien, ahora me ha tocado parar por una desgracia y también lo voy a llevar bien esperando la oportunidad».
El partido ante la Ponferradina es el lunes, un día en el Gonzaloque nunca ha disputado un partido oficial, que reconocía que «la semana se hace muy larga, es algo raro, pero es lo que nos toca y tendré que llevarlo lo mejor que se pueda». En cualquier caso, al central no le vendrá mal tener un día más para terminar de recuperarse. «Todos los días que tenga de más me vendrán bien para ir cogiendo ritmo, recuperar peso y sensaciones».

Rubén cruz sigue aparte. El que parece que volverá a ser baja es el delantero Rubén Cruz, que ayer tampoco se entrenó con el resto del grupo y estuvo recibiendo tratamiento de fisioterapia y después realizó carrera continua.
Cabe recordar que el futbolista utrerano sufrió una fuerte elongación muscular en la semana previa a jugar ante el Betis y ya se perdió el duelo de Sevilla y tampoco se recuperó a tiempo para el choque del pasado domingo ante el Numancia en el Carlos Belmonte.
Tanto el jugador como los servicios médicos son partidarios de esperar y no precipitar su reaparición ya que quieren evitar que finalmente se produzca una rotura muscular, que haría que la convalecencia de Rubén Cruz fuese todavía más larga, por ello y aunque  a día de no hoy no está descartado, no es muy probable que pueda llegar a tiempo para jugar el lunes.