Condenan al expárroco de Alatoz por pertenecer a un grupo criminal

JOSECHU GUILLAMÓN
-

La Sección Primera de la Audiencia Provincial le ha sentenciado a dos años de cárcel por dar información de sus feligreses a una banda de delincuentes para que pudieran robar en sus casas

El sacerdote, Mario Manuel Ortiz Gonzales, durante su declaración en el juicio. - Foto: Arturo Pérez

La Sección Primera de la Audiencia Provincial ha condenado al antiguo párroco de Alatoz y Carcelén, Mario Manuel Ortiz Gonzales, a dos años de prisión como responsable de un delito de participación en organización criminal.
El religioso ha sido condenado junto a otros 15 miembros de la banda, que se dedicaba principalmente al tráfico de drogas, el robo en viviendas y la receptación. Sólo una de las imputadas J.A.G. ha sido absuelta.
En el juicio, el sacerdote rechazó categóricamente las acusaciones, asegurando que se trataba de «infamias» y aclaró que si ante la Guardia Civil había declarado otra cosa era porque «cuando declaré en el juzgado llevaba tres días sin dormir y comer, no sé qué pude haber dicho».
En cualquier caso, sí que reconoció haber tenido contacto con algunos de los miembros de la banda, ya que había dado la comunión a la hija de una de las acusadas, M.M.L.C. En cuanto al considerado jefe del grupo, J.A.A.M., dijo que lo conocía «de vista, de saludarlo, como es natural entre latinoamericanos», y dijo que si antes había dicho que sabía que se dedicaban a robar fue «por presión» de la Guardia Civil. En sus conclusiones su letrada, Antonia Pérez Ortega pidió su absolución, mientras que el Ministerio Fiscal solicitó una pena de tres años de prisión.

LOS HECHOS. Según la Sala se considera probado que Mario Manuel Ortiz Gonzales, dada su labor de párroco, se había ganado la confianza de los vecinos y «podía averiguar sus hábitos y el dinero o bienes de los que disponían, e incluso en ocasiones llegaba a hacerse con llaves de vecinos, que facilitaba al resto de los miembros de la organización, para que pudieran cometer los robos de forma impune y sin riesgo para ellos, mientras él se encargaba de entretenerlos».
De los 17 acusados inicialmente, sólo una joven ha quedado absuelta, J.A.G.C., que estaba acusada de un delito de tráfico de drogas.
En cuanto al considerado jefe de la banda J.A.A.M., ha sido condenado a 12 años y 10 meses de prisión por participación en banda criminal, tráfico de drogas, robo con violencia y receptación. También han sido condenados por los mismos delitos A.L., que ha sido  condenado a la misma pena. S.S.P. tendrá que cumplir una pena de 11 años y medio de cárcel y M.M.L.C. nueve años y diez meses de prisión, el resto de penas son inferiores.

RECURSO. La letrada del sacerdote, Antonia Pérez Ortega, confirmaba ayer a La Tribuna de Albacete, que va a recurrir la sentencia al Tribunal Supremo, ya que considera que Mario Manuel Ortiz Gonzales es inocente.
En este sentido recordaba que ninguna de las personas de las diferentes parroquias en las que trabajaba como sacerdote fueron víctimas de robos. «Yo estoy convencida de su inocencia. Hay 17 robos y ninguno ha sido en sus parroquias. Ninguno de sus feligreses ha sido robado».