En busca del templo 'perdido'

Maite Martínez Blanco
-
Solo un obelisco indica la ubicación del yacimiento del Cerro de los Santos. - Foto: cedida

El Cerro de los Santos vuelve a ser objeto de trabajos arqueológicos, 33 años después de su última excavación

El Cerro de los Santos «guarda aún muchas sorpresas, que solo una adecuada planificación científica y la continuidad sostenida de los trabajos de investigación, podrán desvelar». A esta conclusión llega Sebastián Ramallo, catedrático de la Universidad de Murcia que dirigirá los trabajos que en septiembre pretende iniciar el Ayuntamiento de Montealegre del Castillo para la recuperación patrimonial de este importante yacimiento arqueológico.
Aunque han pasado 150 años desde su descubrimiento científico y son muchos los estudios realizados sobre los materiales aquí encontrados, hay quien defiende que este santuario ibérico, cuyo hallazgo entronca incluso con los orígenes de la arqueología en España, todavía puede dar mucho de sí. Con este convencimiento, el catedrático Ramallo y algunos de sus alumnos estuvieron en el yacimiento a finales del pasado año y, sin excavar, solo haciendo una «prospección superficial» aún encontraron algunas piezas significativas, como un fragmento de cerámica ibérica fina pintada.
Ahora, el Ayuntamiento de Montealegre del Castillo ha conseguido una ayuda de 8.000 euros de la Junta de Comunidades y ya cuentan con los permisos de los propietarios de los terrenos, por lo que en septiembre, según confirmó el concejal de Cultura, Francisco Millán, volverán a trabajar en el Cerro de los Santos, «que para los arqueólogos es como jugar en el Bernabéu», dice el edil usando un símil futbolístico.

 «Los métodos científicos actuales no tienen nada que ver con lo que se pudo hacer hace 150 años», advierte Millán, empeñado en el que el Cerro de los Santos vuelva a estar en la agenda de los investigadores. Para empezar, han realizado un levantamiento topográfico en formato digital ubicando las excavaciones que se hicieron entre 1977 y 1981, año este último en el que se realizó el último sondeo; también han marcado sobre los mapas las rodadas de carro que aún se observan en la vía de comunicación entre Montealegre del Castillo y Yecla, heredera de un antiguo camino romano, y por último han localizado sobre el mapa los restos de cerámica y otros materiales que afloran en el cerro a simple vista, sin necesidad de excavar.
Otro de los objetivos de este trabajo era localizar el templo romano de cuyos cimientos hubo noticias en 1860, pero cuyos vestigios desaparecieron. Estudiando las crónicas de excavación y las escasas fotografías que hay de los restos del templo, el equipo de Ramallo estableció como probable ubicación del templo un lugar cercano al monolito conmemorativo del yacimiento que se levantó en 1929.

Así, a la vista de los resultados de estos primeros trabajos, los investigadores de la Universidad de Murcia sostienen que el yacimiento del Cerro de los Santos no está agotado pese a las «intensas y continuas rebuscas e intervenciones» que se han hecho sobre él. Creen que es posible encontrar nuevos elementos de la cimentación de este templo, por tanto consideran «fundamental» excavar en este sector del yacimiento para la «recuperación de la planta del templo» y para «concretar aspectos relativos a la fachada y a la posible escalinata frontal» que mencionan otros investigadores.
Además, dicen que es «indispensable» investigar un viñedo cercano donde aseguran hay un nuevo sector del yacimiento por explorar, con presencia de cerámicas romanas de época imperial. Y, por último, tildan de «tarea importante y urgente» la de «contextualizar y relacionar el Cerro de los Santos con el resto de yacimientos del entorno y en relación al trazado de la vía romana», para así poder «comprender el santuario, su origen y su desarrollo, dentro del marco histórico y territorial que definió esta zona de Albacete entre los periodos ibérico y romano».

 

ALGUNAS FECHAS

1830
Primeros hallazgos.  El Cerro de los Santos es el santuario íbero más importante de España. Aunque se sabe que ya en el siglo XIV al lugar se lo conocía así, en alusión a sus esculturas, éstas no quedaron al descubierto hasta 1830 cuando se deforestó el cerro.

1870
Aparece la dama oferente. Es la más conocida, pero en el Cerro de los Santos se han descubierto unas 600 esculturas, muchas de ellas aún inéditas. Ese año, Vicente Juan y Amat, conocido como el ‘relojero de Yecla’ hizo rebuscas y compró piezas a vecinos de la zona para después venderlas, mezclando originales y otras piezas realizadas por el mismo o retocadas, se conoce como uno de los episodios negros de la arqueología española.

1871
Primeras investigaciones oficiales.  Los Escolapios de Yecla y el padre Lasalde realizan las primeras actuaciones oficiales. El interés por los hallazgos, lleva a Juan de Malibrán y Paulino Saviron, conservadores del recién creado Museo Arqueológico Nacional a desplazarse a Montealegre para conocer el yacimiento y adquirir esculturas para el museo.  

1891
Misiones francesas.  La relevancia internacional que adquirió el yacimiento trajo hasta el lugar a arqueólogos franceses. En el Museo del Louvre hay piezas, como una cabeza femenina con trenzas enrolladas y otras como una cabeza masculina que fue robada en 1907 y devuelta por Picasso en 1911 al Louvre.