Alberto Pozo: «Pierdo Albacete, para lo que me había preparado»

Pedro Belmonte
-
Alberto Pozo. - Foto: María Ibáñez

El novillero sufrió una cogida en Landete

El pasado 16 de agosto, en la plaza de toros de Landete, de la provincia de Cuenca, el novillero albacetense Alberto Pozo sufrió una cogida, cuando se disponía a descabellar a su segundo enemigo, que le ocasionó la rotura del tobillo izquierdo, lo que le hace finalizar la temporada, justo cuando tenía los compromisos más importantes, como la novillada de Albacete el 6 de septiembre, con la posibilidad de ocupar el puesto vacante en la del día 15, reservado para el triunfador de la de fuera de abono. El diestro se encuentra recuperándose ya en su domicilio tras haber sido dado de alta tras la operación en un centro hospitalario de Valencia.
¿Cómo se encuentra?
Dentro de lo que cabe bien, con dolores y esas cosas pero bien.
¿En qué momento de la lidia  ocurrió?
Había matado mi primer novillo, luego tuve que matar el novillo del otro chaval que toreaba conmigo porque no quiso hacerse cargo, y en el segundo novillo mío, cuando ya iba a descabellarlo después de una estocada, pegó un arreón de manso, me cogió por la banda de la taleguilla y me tiró hacia arriba, cayendo con el pie debajo del cuerpo, partiéndome el tobillo. Me operaron porque me partió el hueso por tres sitios, no donde apoya el hueso en el pie pero si el que lo sujeta y me han colocado una plaza en un lado y tornillos en el otro. La operación, según los médicos, ha salido bien y lo que hay que hacer es esperar a que me quiten la escayola y esperar sobre cuarenta días en total para empezar a apoyar. Tres o cuatro meses no me los quita nadie, pero bueno, como la temporada estará acabada, lo que hay que hacer es recuperar del todo.
¿Qué festejos pierde por esta cogida?
 Pierdo Albacete, muy importante por lo que significa y sobre todo porque me he preparado muy bien para esas fechas, antes tenía Bogarra, pueblo donde me quieren mucho y me gusta porque me sirve de preparación para Albacete. También tenía un festival en Las Mesas, el 17 de septiembre una novillada en un pueblo de Granada, en octubre habíamos hablado el empresario de Landete y yo para ir a una novillada en Montalvo y los más importante es que estábamos hablando para ir a Madrid en septiembre, lo que estaba ya casi hecho.
¿Y cómo va de ánimo?
No me queda otra que resignarme, superar este trance y aguantar, y ya lo llevo mejor porque he visto el gran apoyo de la gente, preocupándose y llamándome. El día que me pasó, al principio pensábamos que podría no estar roto, pero cuando me dieron la noticia que estaba roto, la verdad es que me vine abajo y lo pasé muy mal, pero ahora estoy mucho mejor.