La BPE vuelve con fuerza

I.M.
-

El último viernes de junio, la Biblioteca Pública del Estado en la capital recuperaba la mayoría de sus servicios presenciales con un nuevo horario de apertura y con 198 nuevos socios hechos durante el estado de alarma

Imagen de archivo de una de las salas de la BPE un día lectivo cualquiera antes de la declaración del estado de alarma. - Foto: Arturo Pérez

El último viernes de junio la Biblioteca Pública del Estado en la capital albacetense, al igual que ha pasado con el resto de entidades bibliotecarias dependientes de la Junta, recuperaba la mayoría de los servicios que venía prestando hasta la declaración del estado de alarma aunque, como comenta su director, Juan Manuel  de  la Cruz, con las limitaciones de aforo y las medidas de seguridad necesarias y acordes, por otra parte, con sus instalaciones y características. 
Esta vuelta a la normalidad  supone no sólo que en la BPE sea de uso obligatorio la mascarilla en  todo el edificio y del gel hidroalcohólico a su entrada o que se haya tenido que  cambiar hasta nuevo aviso su horario de apertura de 9 a 14 horas por la mañana y de 16 a 21  horas por la tarde, de lunes a viernes, con  limpieza entre una y otra franja horaria del inmueble, recuerda De la Cruz, sino también  tener que mantener la distancia personal establecida o  evitar permanecer en los lugares de paso más allá de lo necesario.
Ademas, el aforo se ha reducido un 70%,  los puestos de consulta de internet están cerrados al público,  los menores de seis años no pueden acceder al interior, la bebeteca igualmente está cerrada y en lo que es la sala infantil la única parte abierta es la correspondiente a los mayores de ocho a 14 años. Asimismo pensando en que no haya aglomeraciones en su interior, el tránsito se ha organizado vía un circuito previamente establecido y  se han establecido los siguientes límites de asistencia a los servicios de mediateca (cinco personas); préstamo adultos (10 personas); hemeroteca (ocho personas) y sala de consulta (75 personas). Sea como sea, no obstante, el movimiento de gente es continuo con una media desde  ese 26 de junio al  día de hoy de entre 250 y 300 personas al día.
 

(Más información en edición impresa)