Paco Mora


El Congreso se divierte

24/10/2020

Mientras el Covid-19 hace estragos entre la población española de todas las edades condición social y económica, el Congreso se divierte escenificando una vacua e inútil moción de censura, que nuestros mangurrinos aprovechan para insultarse unos a otros de la manera más estúpida y cruel. Se trata simplemente de tratar de convencer a Juan Español de que los buenos son ellos y los malos todos los demás. 
Necio empeño, puesto que a estas alturas los españoles estamos más que convencidos de que el enfrentamiento lo protagonizan los mismos perros con distintos collares. Y que se trata únicamente de un esfuerzo desesperado por permanecer en la bicoca a toda costa por parte de unos y de echarlos para usufructuarla ellos, los otros. Nada de una guerra de guerrillas entre buenos y malos: todos se pueden hablar de tú. Sólo están consiguiendo que hasta los más lerdos nos percatemos de que nuestra salud y nuestra vida les importan un bledo. No es una lucha entre buenos y malos; es una pugna entre malos y peores. 
Si no fuera porque todos tienen más que demostrada su incapacidad para gobernarnos y que el único motor que los mueve es el de la ambicion y el egoísmo, podrían engañarnos con sus inútiles diatribas. Si el pueblo al que tanto dicen querer viera que luchan por unirse, prescindiendo de posturas ideológicas, para combatir la pandemia que nos diezma, otro gallo les cantaría a los poncios en cuestión, que ya han perdido, con sus estériles diatribas, hasta la capacidad de distraernos de este manto de enfermedad y muerte que nos envuelve, nos acogota y entristece.
Sus pugnas por el poder, coincidentes con la segunda de esta especie de Siete Plagas de Egipto, sólo nos producen una mueca que no llega ni a sonrisa.