scorecardresearch
Javier López-Galiacho

Javier López-Galiacho


Teatro Circo y Unesco

28/12/2021

Uno de los acontecimientos culturales del año, sino el de mayor transcendencia, fue la solicitud al Gobierno, por todos los grupos municipales, para que declare a nuestro Teatro Circo, candidato a Patrimonio mundial de la Humanidad ante la Unesco. Solamente lograr esta candidatura oficial, colocaría a la ciudad en el mapa cultural y turístico mundial, con la consiguiente traducción económica y de reputación para un Albacete tan necesitado de este tipo de proyectos. Esta candidatura no es el resultado de una noche de resaca, como creen aquellos que siempre están a la contra de lo que no proponen. La candidatura del Teatro Circo, que cuenta con el apoyo también de la Diputación, de nuestra Universidad y de FEDA, se basa en tres argumentos. Primero, estamos ante el teatro circo operativo más antiguo del mundo (septiembre 1887). Le sigue el Teatro Carré de Ámsterdam (diciembre de aquel año). Segundo, la arquitectura del Teatro Circo es el mejor exponente en España del llamado «alhambrismo» decorativo, que se extendió como estilo por toda Europa.  Además de ser una muestra excepcional del columnismo en hierro que popularizó Eiffel, el Teatro Circo es un ágora cultural de civilizaciones. «Un templo árabe en plena Castilla cristiana», así lo bautizó la académica Maria Jesús Viguera. Y tercero, un argumento que Unesco valora especialmente, el Teatro Circo supone el mantenimiento y mejora, a lo largo de 135 años, de un espacio único en España y escaso ya en Europa, dedicado a una actividad cultural y artística de la dimensión de las artes circenses. El Teatro Circo presenta una serie de cartas que, si se juegan bien por las administraciones públicas, pueden colocar a Albacete a la puerta de la sede de la Unesco en París. Estamos ante un momento decisivo donde el Ayuntamiento y la Junta tienen que elaborar una candidatura seria ante el Gobierno de España para incluirlo en el listado de sitios aspirantes a esta declaración de Patrimonio Mundial. Emilio, alcalde, hay que ponerse seriamente a trabajar con este tema. Por favor, no más oportunidades perdidas.